ICMR advierte contra los suplementos proteicos: todo sobre los posibles riesgos para la salud

El Instituto Nacional de Nutrición (NIN) del Consejo Indio de Investigación Médica (ICMR) ha publicado directrices dietéticas para los indios en las que arroja luz sobre el consumo. suplementos proteicos lo cual es común en la práctica, especialmente entre los jóvenes.
En las directrices de 148 páginas, el ICMR advierte contra el consumo suplementos proteicos para desarrollar masa corporal, que es una tendencia de fitness común establecida por los jóvenes. Los suplementos proteicos se están volviendo cada vez más populares entre las personas que buscan aumentar su volumen. resultados deportivosapoyar el crecimiento muscular o satisfacer las necesidades diarias de proteínas.

Pautas de proteína en polvo del ICMR

Destaca la proteína de suero, que es rica en aminoácidos de cadena ramificada o BCAA. Estos BCAA asociado con un mayor riesgo de enfermedades no transmisibles.
Los aminoácidos de cadena ramificada (BCAA), incluidas la leucina, la isoleucina y la valina, desempeñan un papel vital en la síntesis de proteínas, la reparación muscular y la producción de energía.
Complementar con BCAA Popular entre atletas y culturistas para aumentar el crecimiento muscular, mejorar el rendimiento del ejercicio y reducir la fatiga. Las investigaciones muestran que los BCAA también pueden beneficiar a las personas con enfermedades hepáticas, mejorar la sensibilidad a la insulina y ayudar a perder peso. Sin embargo, un consumo excesivo puede provocar efectos secundarios como resistencia a la insulina y desequilibrio de los neurotransmisores.
Aunque los suplementos proteicos o las proteínas en polvo se derivan de fuentes vegetales como la soja, el ICMR advierte contra el uso de aditivos en ellos con fines de marketing. azúcar agregada edulcorantes artificiales y los saborizantes reducen los beneficios para la salud de las proteínas en polvo.
«Una combinación adecuada de cereales:legumbres en una proporción de 3:1 o sustituir 30 g del nivel recomendado de legumbres por 80 g de carne al día mejorará la calidad de las proteínas para satisfacer las necesidades de una persona normal», afirmó el ICMR.

Riesgos potenciales para la salud a tener en cuenta al tomar suplementos proteicos

Aparte de eso, echemos un vistazo a algunos de los otros riesgos potenciales para la salud asociados con los suplementos proteicos:
Si bien los suplementos proteicos pueden ser beneficiosos para algunas personas, también conllevan riesgos potenciales para la salud que deben considerarse antes de incluirlos en su dieta. A continuación se detallan algunos riesgos potenciales para la salud asociados con el uso de suplementos proteicos:
Comer mucha proteína, especialmente la proveniente de suplementos proteicos, puede ejercer una presión adicional sobre los riñones. Los riñones son responsables de filtrar los productos de desecho de la sangre, incluidos los subproductos del metabolismo de las proteínas, como la urea y el amoníaco. La ingesta elevada de proteínas aumenta la carga sobre los riñones, lo que puede provocar Daño en el riñón o disfunción con el tiempo, especialmente en personas con enfermedad renal preexistente.
Durante el metabolismo de las proteínas se produce urea, que se excreta por los riñones con la orina. Para eliminar el exceso de urea se requiere una cantidad adicional de agua, lo que conduce a un aumento de la diuresis. Si no se mantiene una hidratación inadecuada, la ingesta excesiva de proteínas puede contribuir a la deshidratación, lo que puede tener un impacto negativo en la salud general y el rendimiento deportivo.
Algunos suplementos proteicos, en particular los que contienen proteína de suero o caseína, pueden causar molestias digestivas en algunas personas, como hinchazón, gases, diarrea o estreñimiento. Estos síntomas pueden deberse a intolerancia a la lactosa, sensibilidad a determinadas fuentes de proteínas o la presencia de ingredientes adicionales como edulcorantes o espesantes artificiales.

La dependencia excesiva de suplementos proteicos para satisfacer las necesidades proteicas diarias puede provocar desequilibrio de nutrientes en la dieta. Las fuentes de proteínas alimenticias integrales, como carnes magras, aves, pescado, huevos, productos lácteos, legumbres, nueces y semillas, proporcionan no solo proteínas sino también vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales importantes para la salud en general. El consumo excesivo de suplementos proteicos a expensas de los alimentos integrales puede provocar un consumo insuficiente de otros nutrientes esenciales, lo que con el tiempo provocará deficiencias nutricionales.

Hummus rico en proteínas elaborado con garbanzos tostados: una alternativa para adelgazar

Si bien los suplementos proteicos a menudo se comercializan como una ayuda para perder peso o ganar músculo, consumir demasiada proteína puede contribuir al aumento de peso si la ingesta de calorías excede el gasto de energía. Los suplementos proteicos, especialmente los ricos en calorías o con azúcar añadido, pueden contribuir a un desequilibrio en la ingesta y el gasto calórico, provocando un aumento de peso no deseado si no se consumen como parte de una dieta equilibrada.
Algunos suplementos proteicos, como los derivados del suero, la caseína, la soja o las proteínas del huevo, pueden provocar reacciones alérgicas en personas con alergias o sensibilidades alimentarias. Las reacciones alérgicas a los suplementos proteicos pueden variar desde síntomas leves como picazón o urticaria hasta reacciones graves como anafilaxia que requieren atención médica inmediata.
Los suplementos proteicos, especialmente los derivados de productos animales, pueden correr el riesgo de contaminarse con sustancias nocivas como metales pesados, pesticidas o patógenos microbianos. Las malas prácticas de fabricación, las medidas inadecuadas de control de calidad o las condiciones de almacenamiento inadecuadas pueden aumentar el riesgo de contaminación de los suplementos proteicos, lo que representa un peligro potencial para la salud de los consumidores.
Tomar grandes cantidades de suplementos proteicos, especialmente aquellos que contienen hormonas o compuestos similares a hormonas, puede alterar el equilibrio hormonal del cuerpo. Por ejemplo, los suplementos de proteína de suero pueden contener hormonas naturales como el factor de crecimiento similar a la insulina 1 (IGF-1), que se han relacionado con un mayor riesgo de ciertos cánceres y otros problemas de salud cuando se consumen en exceso.

Alimentos con alto contenido en proteínas.

Los alimentos ricos en proteínas son esenciales para desarrollar y reparar tejidos, apoyar la función inmune y mantener la masa muscular. Aquí hay algunas opciones nutritivas:

  • Carnes magras: la pechuga de pollo, el pavo y los cortes magros de carne de res proporcionan proteínas de alta calidad y bajas en grasas.
  • Pescado: El salmón, el atún y otros pescados grasos son ricos no sólo en proteínas, sino también en ácidos grasos omega-3 saludables para el corazón.
  • Huevos: Una fuente completa de proteínas, los huevos ofrecen versatilidad y nutrientes como las vitaminas B12 y D.
  • Productos lácteos: el yogur griego, el requesón y la leche son ricos en proteínas y calcio para la salud ósea.
  • Legumbres: Los frijoles, las lentejas y los garbanzos son fuentes vegetales de proteínas, también ricas en fibra y micronutrientes.

Puede interesarte

Diferencias «preocupantes» en la dieta, el ejercicio y los niveles de obesidad entre los adolescentes

La Organización Mundial de la Salud ha advertido que existen diferencias «alarmantes» en la dieta, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *